Banner

Historia Almendra de Oro 2009 Delegación de Manos Unidas de la Diócesis Barbastro-Monzón

Almendra de oro 2009 Delegación de Manos Unidas de la Diócesis Barbastro-Monzón

Juan José Omella destacó la labor realizada por Manos Unidas durante 50 años en la Diócesis. Á.H.

 

"Una Almendra de Oro para quitarse el sombrero"

REDACCIÓN. El Patronato de El Cruzado Aragonés entregó su tradicional Almendra de Oro, distinción anual con la que se reconoce una trayectoria en este caso a la delegación diocesana de Manos Unidas con motivo de los 50 años del inicio de la campaña contra el hambre en el mundo. En la ciudad de Barbastro, por la maestra Pilar Castillo que recaudó 500 pesetas, que formaron parte de las 500.000 pesetas del primer año a nivel nacional.
El acto se celebró el pasado 28 de agosto en el Aula Magna de la UNED con asistencia de 200 personas y contó con la presencia de Antonio Cosculluela, alcalde de Barbastro; Enrique Albert, presidente del Patronato; Asunción Bardají, delegada diocesana de Manos Unidas; Lolo Sampedro, directora de El Cruzado Aragonés y Juan José Omella, Obispo de Calahorra-La Calzada y Logroño y Obispo Consiliario de Manos Unidas, que pronunció la conferencia “Solidaridad, Camino para la Paz”.
“La Almendra de Oro es un reconocimiento social para todas las mujeres que han llevado la carga de Manos Unidas desde hace 50 años” señaló Albert en su intervención, durante la que aportó datos de la FAO relativos al hambre en el mundo y las previsiones para 2010 que se sitúan en torno a 1.020 millones de personas.  
“Esta es la historia del compromiso constante con los necesitados con la misma subsistencia en juego. Por eso, con su trabajo impagable Manos Unidas ha movilizado, en 2008, más de 53 millones de euros para 774 proyectos en sesenta países que han beneficiado, directamente a siete millones de personas y de forma indirecta, a más de treinta y seis millones”, según destacó Albert.
Barbastro-Monzón ha contribuido al desarrollo de dos proyectos anuales, como mínimo, en diferentes partes del mundo. El 80% de las aportaciones son de colaboradores, socios y campañas, el 20% procede de instituciones públicas  “gracias al esfuerzo de las mujeres de Manos Unidas, apenas llegan al 6% los gastos de gestión de esta cantidad en el año 2008”.
En la historia de medio siglo de Manos Unidas en la Diócesis, han pasado muchas mujeres altruistas “a quienes se dedica esta Almendra como muestra de generosidad, desprendimiento y entrega sin límite. Sabemos que ninguna busca premios ni reconocimientos porque un cristiano no puede, a la vez, amar a un Dios al que no ve e ignorar al prójimo que tiene cerca, en cita de Juan José Omella”.

“Un valor añadido”

Asunción Bardají señaló que el trabajo consiste en “canalizar la solidaridad de todos los diocesanos para hacerla llegar a los pueblos más pobres del planeta, donde viven hermanos que carecen de lo más básico, en educación, sanidad y alimentos. Gracias a esta labor se producen milagros en forma de escuelas, centros de salud, programas agrícolas, de promoción de la mujer y dotación de agua potable”.
La Diócesis ha contribuido “con unos cuantos” a los miles de proyectos realizados durante medio siglo “este cincuenta aniversario es un valor añadido, como la guinda de la tarta, y nos sirve de gran impulso para continuar la labor con entusiasmo y entrega”.
Antonio Cosculluela se refirió a la entrega de la Almendra en términos de “merecido reconocimiento, muestra de la sensibilidad existente con Manos Unidas porque ha sido una elección muy acertada en estos momentos”. El alcalde recordó que desde el Ayuntamiento se contribuye a las campañas con una partida anual presupuestaria en torno al 0’7%, “casi no se os oye pero estáis ahí, trabajando bien y de forma desinteresada”.

“De quitarse el sombrero”

Juan José Omella no anduvo con rodeos, “Manos Unidas es una ONG de quitarse el sombrero, todo lo que se le dé es merecido”, antes de entrar en cifras relativas a 50 años de trabajo “para erradicar el hambre en el mundo y al mismo tiempo, sensibilizando a la población sobre el grave y terrible problema del hambre en el mundo”.
Las cifras reflejan, por elocuentes, este compromiso, “en la primera colecta de hace cincuenta años, en 1959, recogieron 500.000 pesetas y estaban contentas, porque la mitad fue para Las Hurdes y el resto para África. El año 2008 se recogieron 53 millones de euros (casi 10.000 millones de pesetas)”.
Otra prueba del interés social despertado es que el libro Declararon la guerra al hambre escrito por Pedro Escartín, Vicario General de la diócesis de Barbastro-Monzón, sobre la historia de medio siglo, se ha agotado en menos de seis meses y se prepara la segunda edición. Al final del acto, señaló que la concesión de la Almendra de Oro “es motivo de explosión, de alegría porque Manos Unidas es una organización de la Iglesia que trabaja desde hace cincuenta años por el desarrollo de los pueblos a base de tantos proyectos solventes. Ha sido un reconocimiento bien merecido”.

 

© El Cruzado Aragonés C/.  Graus, nº 10 - 22300 Barbastro (Huesca) Teléfono: 974310633 Fax: 974315183 CIF: R2200028E

D.L. HU-11-1953

Web optimizada para una resolución de 1250x768

Diseño páginas web Barbastro