Banner

Historia Almendra de Oro 2005 Asociación de Amas de Casa y Consumidores del Alto Aragón

Almendra de oro  2005 Asociación de Amas de Casa y Consumidores del Alto Aragón

Paquita Álvarez, a la izquierda, agradeció la distinción a las Amas de Casa.  E.R.

 

«25 años de trabajo silencioso y eficaz  en el tejido asociativo de Barbastro»

ÁNGEL HUGUET. La Asociación de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios  del Somontano comenzó con un anuncio publicado en El Cruzado Aragonés en mayo de 1980 en el que se animaba a los barbastrenses a unirse a una familiar «Asociación de Amas de casa» que acababa de ponerse en marcha. «El Cruzado, que acompañó vuestros primeros pasos, quiere acompañaros también hoy, en esta fecha jubilar de las Bodas de Plata». 

Pedro Escartín, presidente del Patronato, comenzó con este recuerdo su intervención durante el acto de entrega de la Almendra de Oro a la Asociación de Amas de Casa, que preside Paquita Álvarez, celebrado el 1 de septiembre en el Aula Magna de la UNED, con asistencia del alcalde Antonio Cosculluela y varios concejales. La periodista barbastrense Encarna Samitier pronunció una charla titulada «El trabajo invisible». El público llenó el aforo para asistir a este acto tradicional durante el cual se presentó el Extra Fiestas de El Cruzado Aragonés.

«Desde aquel mayo del 80 han pasado veinticinco años de trabajo silencioso y eficaz. Este año en la deliberación para conceder la Almendra no hemos tenido duda alguna. Unas bodas de plata son, a fin de cuentas, unas bodas y, si siempre es grato participar en una boda, en este caso traen el regusto añadido de una trayectoria ejemplarmente realizada junto a una envidiable vitalidad», señaló Escartín.

El presidente del Patronato destacó la Asociación como «un envidiable ejemplo de iniciativa, buen hacer y solidez por parte de cuantas personas le han dado cuerpo y consistencia». Al mismo tiempo, dejó constancia de «cuánto y cuán bien ha trabajado durante estos primeros veinticinco años de su vida en los que ha contribuido a afianzar el tejido asociativo de Barbastro». En el pergamino concedido se deja constancia de la «fecunda actividad a favor de las familias barbastrenses y la firme defensa de los intereses de los consumidores de la comarca».

Paquita Álvarez, tras agradecer esta distinción, subrayó que «la Almendra de Oro supone un reconocimiento a nuestra aportación, modesta pero entusiasta, en el objetivo común de contribuir a la construcción de una sociedad mejor y más justa, donde la mujer ocupa el lugar que le corresponde, sin tener que renunciar a otros valores consolidados. Además, supone un estímulo para continuar esa, a veces, dura tarea de conciliar la vida laboral, familiar y social que los tiempos nuevos imponen».

En su intervención, agradeció el apoyo de los medios de comunicación, instituciones, entidades, asociaciones y ciudadanos, con referencia final a las personas que han estado al frente de la Asociación durante un cuarto de siglo, Mari Candi Calvo, presidenta fundadora, María Pilar Vila, Mari Carmen Javierre, y todas las personas que han facilitado esta trayectoria.

Encarna Samitier se unió al reconocimiento público, «no es casualidad que hoy os premie El Cruzado, ejemplo magnífico, como vosotras, de la pujante sociedad civil de Barbastro, tejido que hace avanzar una comunidad». En el transcurso de su charla destacó la «valoración social» de las amas de casa, «en esta sociedad en la que todo se mide y todo tiene un precio, esa gratuidad y generosidad, en lugar de ser respondida con el reconocimiento público, como mínimo es pagada con una indiferencia generalizada».

La periodista se basó en ejemplos y referencias concretas para destacar el valor de «este trabajo invisible» y señaló que «nunca llegaríamos al precio real de todas las tareas. Lo que una madre pone en el amamantamiento no tiene precio. Pero se trata de acercarnos al mérito de esa tarea con parámetros que todos entendemos». Se refirió al cálculo estimativo difundido hace unos meses por la agencia Reuters según el cual las amas de casa deberían percibir 101.753 euros de salario anual por sus labores domésticas, «ningún organismo oficial había computado esta cantidad. Es una cifra de apreciación pero ahí queda, como llamada de atención».

Con motivo del tercer congreso mundial, las amas de casa valoraron el impacto de su trabajo en el producto interior bruto en un 18% del total, según recordó Encarna Samitier, «y reclamaron que se utilice la palabra activa para referirse a ellas. Son peticiones de pura lógica que no están reñidas con el orgullo que muestran por su labor». Al final de su intervención, tras el análisis social con datos, cifras y referencias, señaló que «ignorar la realidad de cada ama de casa y de todas juntas, como movimiento, es imposible y además casi diría que autodestructivo».

 

© El Cruzado Aragonés C/.  Graus, nº 10 - 22300 Barbastro (Huesca) Teléfono: 974310633 Fax: 974315183 CIF: R2200028E

D.L. HU-11-1953

Web optimizada para una resolución de 1250x768

Diseño páginas web Barbastro