Banner

Opinión Editorial 25 de agosto de 2017

La vida vale

Aceptamos, desde el imperativo de la realidad, el comentario final de muchos compañeros de la comunicación que, después de cumplir con su deber de informar sobre el perverso atentado de Barcelona, terminaban diciendo que «la vida sigue». Así es y así debe ser. Pero queremos añadir que «la vida vale». Para dejar claro la infamia de cualquier ataque a la vida y el esfuerzo común que hay que seguir haciendo para defender a toda costa la paz que es el ambiente necesario para el desarrollo de la vida.

Es difícil hacer una valoración del trabajo que han hecho y hacen los profesionales de la policía, fuerzas de seguridad y servicios de inteligencia. Sí podemos decir que el terrorismo, del signo que sea, es una miseria que envenena la sociedad y que pretende destruir el orden y la armonía de la libertad. Y lo que sí pretendemos es despertar con nuestra reflexión la conciencia de todos para que no nos olvidemos del terrorismo que acabamos de vivir en España, ni del que han experimentado y sufren otros países, porque el mal de la indiferencia, muy propio de nuestra sociedad relativista y hedonista, significaría dejar la puerta abierta a los obradores de la iniquidad. Con lo que está pasando está en juego la paz mundial y no se puede seguir entretenidos «en ver cómo podemos vivir mejor».

La realidad es que se están generando «dos  mundos» dentro de nuestro mundo, –el Norte y el Sur, los ricos y los pobres, Occidente y Oriente–, y podría ser que a esto esté contribuyendo el abandono práctico de los ideales políticos y de los valores cristianos que cimentaron la construcción de Europa. Seguimos creyendo, y lo hemos dicho otras veces desde este semanario, que ahora es necesario exigirnos ya una catarsis que nos provoque una purificación profunda de actitudes y un cambio de conducta moral. No podemos seguir fundando la sociedad en los ideales del dominio, del poder competitivo y del dinero como modo de felicidad.

Hay que frenar al yihadismo terrorista y a todos los violentos con todos los medios policiales y políticos que sean posibles pero, por fuerza además, hemos de colaborar todos construyendo una nueva sociedad moral y educando a nuestros niños y jóvenes en los valores de la paz, el respeto, la convivencia y el bien común.

 

 

© El Cruzado Aragonés C/.  Graus, nº 10 - 22300 Barbastro (Huesca) Teléfono: 974310633 Fax: 974315183 CIF: R2200028E

D.L. HU-11-1953

Web optimizada para una resolución de 1250x768

Diseño páginas web Barbastro