Banner

Opinión Editorial Contigo

10 de noviembre de 2017

Podría ser que tantas Jornadas, «Días», no causen ya asombro y las dejemos pasar como se deja pasar lo que no importa. Y todas, aunque siempre haya un más y un menos, son importantes. Y todas suelen tener su lema, su mensaje. La que hoy comentamos también lo tiene: «Somos una gran familia contigo». ¿Qué quiere decir, en definitiva, el mensaje? Quiere decir, claramente, que en una familia todos son importantes y nadie sobra. Y en este caso, y como complemento del citado mensaje se añade: «Día de la Iglesia diocesana». Y nos parece que el símbolo de la familia es apropiado de verdad para indicar la verdadera esencia de una comunidad cristiana, sea diocesana, parroquial o de grupo apostólico: es una familia en las que todos, cada uno desde su función, colaboran para que todo vaya bien. En una familia lo más importante son los lazos que se tienen y mantienen y la pertenencia común a mismo núcleo vital.  Sus cimientos son la ayuda mutua, el afecto y la compañía.

Este es el objetivo del «Día de la Iglesia diocesana»: sentir que la diócesis a la que uno pertenece, como miembro bautizado en la Iglesia, es como una familia que renueva sus lazos de fe y de amor de manera especial cada domingo y que, en el día a día, sus miembros se acompañan para poder vivir bien los desafíos de la vida iluminándolos con la luz del Evangelio. Porque forman una familia, también ponen en su interés común las necesidades de los más pobres, las obras que se necesitan para reparar los templos, la comunicación sobre los recursos materiales y sobre el dinero que se tiene o se necesita.

Esa corresponsabilidad en el quehacer pastoral de la diócesis, que se va concretando en el obrar de las parroquias, lleva a sus miembros a poner en común tiempo, trabajo, colaboración con dinero y bienes materiales, ofrecimiento de cualidades personales o de grupo, etc. Una parte importante de los bienes que se ponen en común está dedicada a compartir con quien lo necesita, aunque no sea o no se sienta parte ni de la diócesis ni de las comunidades parroquiales que la forman. De lo que se trata es de tener caridad y ofrecer a todos el amor de Dios que es universal.

Deseamos que esta Jornada reavive los sentimientos de unidad y de corresponsabilidad con la Iglesia diocesana compartiendo sus alegrías y sus dificultades, sus necesidades y su misión evangelizadora en este tiempo.

 

 

© El Cruzado Aragonés C/.  Graus, nº 10 - 22300 Barbastro (Huesca) Teléfono: 974310633 Fax: 974315183 CIF: R2200028E

D.L. HU-11-1953

Web optimizada para una resolución de 1250x768

Diseño páginas web Barbastro