Banner

Opinión Editorial Esto ya lo hemos visto

17 de noviembre de 2017

Parece mentira, o no, pero en el año 2009, los vecinos de la Plaza de la Primicia de Barbastro denunciaron públicamente, a través de estas páginas, su hartazgo con situaciones incívicas, rayanas en ocasiones con el delito, que se habían adueñado de un espacio concebido dentro de un proyecto que buscaba regenerar el centro histórico de la ciudad. Dedicábamos entonces nuestro Editorial, como hoy, a señalar la inoperancia de las inversiones públicas que no van acompañadas del debido mantenimiento, la preocupante dejadez que reinaba en algunas zonas que los ciudadanos evitaban, y la necesidad de garantizar derechos básicos como la limpieza o la seguridad.

Ocho años han pasado y vuelve este entorno a ser noticia por causas similares a las de entonces pero agravadas, un compendio de situaciones anormales, de cuyo debate público huyen nuestros representantes políticos, refugiados bajo el paraguas de un Foro Económico y Social del Somontano que, cuando menos, podría tildarse de lento en reflejos y parco en palabras. Quizá piensan, unos y otros, que no nombrar los problemas logrará que estos desaparezcan mágicamente, olvidando que el silencio de los que pueden hablar y no lo hacen es cómplice de las injusticias.

Uno de los fundamentos de la convivencia es el cumplimiento de las reglas que entre todos convenimos, pero que no en pocas ocasiones nos saltamos. Para eso, de forma consensuada, hemos acordado también dotarnos de una serie de herramientas para ayudar y vigilar la correcta aplicación de esas normas, sancionar si es el caso su incumplimiento y corregir los desajustes que puedan producirse en el proceso. Cuando eso no sucede, el pegamento que nos une sufre un doloroso menoscabo, ensanchando las grietas sociales y aumentando la vulnerabilidad de los colectivos afectados.

Lo que denuncian los vecinos es real. Algunos sienten temor y otros están cansados de quejarse porque sienten que nadie les escucha, mientras la mancha de aceite se extiende. Si el Ayuntamiento de Barbastro tiene un plan para atajar, con el horizonte temporal que sea necesario, lo que está sucediendo, haría bien en hacerlo público. Tiene una buena ocasión este martes, en el Consejo Ciudadano que tras mucho rogar han convocado, y cuyo orden del día anuncia que se hablará de los proyectos para desarrollar en Barbastro durante los próximos meses. Éste, el de recuperar la convivencia, el aspecto y el optimismo de una zona degradada, habría de resultar prioritario. La foto de la primera piedra no será muy lucida pero la obra valdrá la pena.

 

 

© El Cruzado Aragonés C/.  Graus, nº 10 - 22300 Barbastro (Huesca) Teléfono: 974310633 Fax: 974315183 CIF: R2200028E

D.L. HU-11-1953

Web optimizada para una resolución de 1250x768

Diseño páginas web Barbastro