Banner

Opinión Editorial

9 de enero de 2010

Esta expresión latina acuñada por  Horacio en su Ars Poetica,  expresa, más allá de su literalidad «delante del pueblo», la conveniencia de que todas las actuaciones de los políticos se hagan siempre públicamente, a la vista del pueblo, es decir de todos. Una  forma clara e inequívoca de legitimar el ejercicio de cualquier actuación pública por leve e intrascendente que pueda parecer. Desgraciadamente, el poder cada vez presenta más perversiones en forma de personalismos y concepciones patrimonialistas, alejado de la luz y los taquígrafos. De esta manera muchos actos, que contemplados desde el prisma de una estricta legalidad formal parecen idóneos, quedan deslegitimados al hacerse de una manera restringida, sin opción a la pública concurrencia y de espaldas a cualquier debate o contraste de pareceres. Una causa importante del progreso de Estados Unidos se debe al brainstorming, o tormenta de ideas, en que se mueven los equipos humanos. Esta, entre otras, es una de las causas que van alejando cada vez más a los políticos del pueblo al que representan, que ha pasado a convertirlos en la tercera causa de  preocupación, entre las inquietudes de los ciudadanos
En nuestra ciudad tenemos un reciente ejemplo, o mejor, un reciente mal ejemplo de esta forma de actuar, legal pero legítimamente discutible. Nos referimos al proyecto urbanístico de renovación del Paseo del Coso, una obra de referencia para cualquier ciudadano o urbanista con inquietudes.
Un proyecto en el que durante mucho tiempo se estuvo anunciando la participación de todos, de los ciudadanos y especialmente de los técnicos en la materia, pero que al final se ha encomendado sin concurso de ideas, a espaldas de todos menos uno. Y quede claro que no dudamos ni de la capacidad del afortunado ni de la bondad de su proyecto, que en legítima confrontación con otros, podría  haber sido igualmente elegido, pero que sin duda hubiera quedado más legitimado. No nos sirve el argumento del precio contratado permite adjudicarlo por decreto, porque lo que no es admisible es el secretismo de un proyecto que al final se va al millón de euros y que pensamos que –en criterios de estricta equidad– tendría que haber estado abierto a todos los profesionales de la ciudad.
Nuestra hemeroteca es testigo de la agriada denuncia que la oposición (ahora en el poder) protagonizó años atrás cuando el Alcalde encomendó por decreto la elaboración del anteproyecto de la piscina cubierta, teniendo a su favor el Pleno por unanimidad, circunstancia que en este caso no ha ocurrido.
El Coso es algo más para Barbastro que un simple paseo para la ciudad, es algo emblemático que  nos identifica, un espacio ciudadano singular, que merece todos los talentos y conocimientos, sin limitar ni despreciar  ninguno.
Las tendencias éticas más nuevas y agradecidas inciden en recuperar eso que se ha convenido en denominar la decencia cotidiana, un programa político elemental pero de gran alcance, que tiene una primera raíz popular que luego trata de extender a la ciudadanía. En palabras de Orwell –un escritor ético–, «el redescubrimiento de la decencia cotidiana en los asuntos comunes constituye la única esperanza de renovación política y social en Occidente».

2 de enero de 2010

En estos tiempos de zozobras, angustias y esperanzas, que más que de escasez material se me antojan de penuria moral, os escribo un año más mi carta, con el firme propósito de pediros sólo lo más necesario y pasar a un segundo plano todo lo material. En primer lugar os solicito vuestra regia mediación y poderes para que sepamos defender, proteger y acompañar la vida, en todas sus formas de principio a fin, soporte primero y necesario de cualquier otro derecho y condición.
Frente al devaluado ecologismo mediático actual quisiera que vuestra mágica influencia actuara en todos y cada uno de los hombres, haciéndoles conscientes de que el respeto a la creación es el comienzo y fundamento de todas las obras de Dios y que su salva-guardia se hace esencial para la convivencia pacífica de la humanidad.
No olvidéis hacer reversible la situación de todas aquellas personas, que están o se incorporan cada día a una situación vulnerable de precariedad, redoblad vuestros esfuerzos para tratar de atender sus necesidades, ayudad a la reflexión de todos hacia nuevos valores de solidaridad, tolerancia, diversidad y generosidad para conseguir una sociedad más humana y habitable.
A nuestros políticos que más parecen, según los termómetros sociales, ir camino de convertirse en el problema en lugar de la solución, conducidlos nuevamente al camino recto de la austeridad y  del  bien común, abandonando el camino tortuoso que no conduce a ninguna parte  de la endogamia, el despilfarro y la autosatisfacción.
En fin, trabajo, justicia, salud y felicidad, es lo que os pido, sin olvidar a nadie, confiando en vuestro elevado criterio de la justicia distributiva, que sabrá dar a cada uno según sus necesidades. Ayudad a los hombres a superar las dificultades y las limitaciones que le son propias. Aliviad la carga pesada de la enfermedad, la soledad y el olvido. Mirad, vosotros que podéis, el alma de cada uno de nosotros y remendadla allí donde consideréis que sea más preciso.
Aunque he dicho que nos pediría nada material, sino entorpece vuestro viaje poned algún libro en vuestras alforjas reales, que eso siempre va bien. Yo os esperaré impaciente como siempre, con forraje para vuestros camellos y una copita de Somontano para Vuestras Majestades en el balcón.

Página 70 de 70

70
Próximo
Fin
 

© El Cruzado Aragonés C/.  Graus, nº 10 - 22300 Barbastro (Huesca) Teléfono: 974310633 Fax: 974315183 CIF: R2200028E

D.L. HU-11-1953

Web optimizada para una resolución de 1250x768

Diseño páginas web Barbastro